Director y profesor de cine, es además director del Festival FEMUJER, Festival Internacional de Santo Domingo Mujeres en corto. Gran profesional, Abel ha asumido el reto de proyectar a la mujer cineasta dominicana e internacional como creadoras de nuevas propuestas cinematográficas.


ABEL M. RODRÍGUEZ

Abel Mayobanex Rodríguez Méndez es un cineasta, maestro y cinéfilo. Nacido en Santo Domingo, el 15 de abril de 1972, a sus 47 años lleva 10 impartiendo docencia en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Pregunta.-  Cortos dirigidos por mujeres a un festival dirigido por un hombre. ¿Cumple con el objetivo de proyectar a cineastas mujeres?

Respuesta.- Sí, creo que estamos cumpliendo con los objetivos que nos hemos propuesto desde hace 12 años. Hemos creado una plataforma que con el paso del tiempo sigue fortaleciéndose con todas las participantes y por supuesto, con las audiencias. Aunque soy el fundador del festival, Ana Milagros Perera, es la presidenta y tiene una enorme responsabilidad y decisión sobre el enfoque, imagen y el cuidado hacia nuestro festival. De todas formas, al lado de un hombre hay una gran mujer, llena de talento y sensibilidad humana.

P.- En el cine se proyecta la imagen de la mujer como objeto del deseo. ¿Qué opinión le merece al respecto?

R.- Me parece que el tiempo nos da la razón sobre los cambios necesarios para inmortalizar otra mirada sobre la mujer. Creo que ese estereotipo de Barbie, imagen burda que solo apuesta a la sensualidad, es cosa del pasado. Apostamos al respeto, a la igualdad de derechos y de compartir sensibilidades sobre tópicos comunes a los seres humanos sin importar su condición o predilección sexual. Nos interesa el ser humano mujer, sus problemas, sentimientos, razones, emociones, inteligencia, opiniones, etc.

P.- ¿Considera que hay discriminación a la hora de fomentar el talento de las mujeres en el cine?

R.- Discriminación no. Igualdad de oportunidades para presentar proyectos y aspirar a respaldo de sus ideas sí. Creo que sigue siendo un fenómeno global. Aspiramos a producir cambios y nuevas mentalidades para crear nuevos mecanismos para que las futuras directoras de República Dominicana y del mundo, encuentren fondos destinados de manera exclusiva a sus ideas, en igualdad de condiciones, con propuestas creativas que sean merecedoras de respaldo financiero en producción nacional y co-producción internacional. Por segunda ocasión, tenemos una Directora General de Cine en mi país. Eso seguirá siendo una esperanza. Creo que debemos crear un capítulo en los Fondos del Fonprocine, en nuestra Ley de Cine, destinados hacia la presentación de historias en ficción y documental en largometrajes hechos por y para mujeres.

P.- ¿Existe diferencias en la formación de mujeres cineastas?

R.- Sí. Como maestro he observado que la mujer por lo general tiene mejor preparación. Posee mayores fortalezas intelectuales. También, las mujeres marcan una tendencia y mayor interés hacia la escritura, la lectura, la apreciación de cine y las artes en general.

P.- ¿Me podría mencionar cuatro mujeres destacadas en la producción de la industria del cine?

R.- En mi país Leticia Tonos, Martha Checo, Laura Amelia Guzmán. En Argentina, Lucrecia Martel sigue cosechando respeto. En España sigo a Iciar Bollaín e Isabel Coixet. Hay una neozelandesa, Jane Campion, que siempre recuerdo y a July Taymor, que no se puede olvidar por películas como Frida, Across the Universe entre otras.

P.- ¿Qué significa el cine con un sexto sentido?

R.- Una de las características que debe existir en un cineasta es su potencial para la observación. La mujer tiene una enorme capacidad para registrar en su sensibilidad, más elementos que los hombres. Ese elemento especial, que se agrega a otras sensaciones simultáneas, es adicional, lo nombro de esta manera, igual que la película. Es un Don único y especial que las mujeres poseen para entender la vida.

P.- Los sueldos de los directores hombres en el cine ¿son equiparables a los sueldos que ganan las directoras mujeres?

R.- Por supuesto que no. Estamos hablando de que, si no hay oportunidades, no hay producción ni posibilidades de exhibirse. Tampoco, puedes competir en un salario sino tienes películas que mercadear y consumidores interesados.

P.- ¿Qué diferencias destacaría entre un cineasta hombre y una cineasta mujer?

R.- Es probable que su línea temática. De todas formas, hay directoras que hacen un cine tan equiparable al de los hombres que no hay forma de distinguirlo si el espectador no está consciente de su autoría. El caso de Katheryn Bigelow, por ejemplo. Si analizas su filmografía, sus películas, exploran el universo tradicional del héroe y el villano americano, aunque su protagonista sea una mujer en algunos casos. Pero en la mayoría de películas que he visto de directoras, las tramas abordan, los sucesos que cambian a la mujer, la familia o a los hombres desde su punto de vista. Ser hombre creado por una mujer, siempre será una aventura interesantísima.