Cabellera de Berenice

Martos, Marcos

La poesia de Marco Martos se había caracterizado por tener una construcción que no lo emparentaba fácilmente con el acento predominante de su generación. Antes bien, un sello propio le daba una presencia que se dejaba reconocer lo más esencial de su formación: el romance, las fuentes castellanas. Digamos que de alguna forma Su voz habia interiorizado su propia matriz verbal. En este sentido, esto le daba a su palabra creadora un matiz diferencial y, al mismo tiempo, le establecia algunos desafios escriturales que estaba lamado a superar con creces. Entonces era ya patente su voz propia, su ejercicio poético singular. Esto, amparado en dos razones esenciales: Primero, cierta exactud, cierta continencia que a veces podia saber a Tudismo, a sentimiento excesivamente controlado o a cierto tono antiintelectual e irönico; y, segundo, una perfección estlística poco frecuente en los apegados (como el resto de su generación) al coloquialismo o al «baño frío» de las corrientes poéticas enseñoreadas en los años sesenta en el Perú. CABELLERA DE BERENICE resulta sin duda un libro cercano y a la vez distante de los años aurorales. Cercano, puesto que el arte poética del autor siempre ha sido una. Distante, porque para desarrollarse él ha tenido que instalarse en otro ángulo cultural, en otro centro narrativo, en otro tiempo. Su voz se desplaza así por «afectos» personales, al igual que por espacios históricos y filosóficos extraños y anecdóticos (claro está en lo que se refiere a la dirección de su temática). Sin embargo, no es éste el recurso propiamente dicho que sostiene el libro. Hay otros más precisos. La oscuridad de sus personajes escogidos, de sus situaciones planteadas, igual que una curiosa fascinacion por la cultura de Oriente, son los elementos que mejor sirven a sus propósitos. A todo ello se agrega uno más: la reflexión del Perú, su visión entre críitica y afectiva unas veces, o tribal y rupestre otras. Dueño de un lenguaje simbolico, descriptivo, limpio y por momentos lúdico, Martos construye certeramente un libro de una poderosa fuerza plástica, casi difuminado por su propio ritmo interior, por su belleza dispersa como los cabellos de Berenice que el poeta ha querido preservar en el fuego de su utopía verbal.

Categoría:

Sinopsis de Cabellera de Berenice

La poesia de Marco Martos se había caracterizado por tener una construcción que no lo emparentaba fácilmente con el acento predominante de su generación. Antes bien, un sello propio le daba una presencia que se dejaba reconocer lo más esencial de su formación: el romance, las fuentes castellanas. Digamos que de alguna forma Su voz habia interiorizado su propia matriz verbal. En este sentido, esto le daba a su palabra creadora un matiz diferencial y, al mismo tiempo, le establecia algunos desafios escriturales que estaba lamado a superar con creces. Entonces era ya patente su voz propia, su ejercicio poético singular. Esto, amparado en dos razones esenciales: Primero, cierta exactud, cierta continencia que a veces podia saber a Tudismo, a sentimiento excesivamente controlado o a cierto tono antiintelectual e irönico; y, segundo, una perfección estlística poco frecuente en los apegados (como el resto de su generación) al coloquialismo o al "baño frío" de las corrientes poéticas enseñoreadas en los años sesenta en el Perú. CABELLERA DE BERENICE resulta sin duda un libro cercano y a la vez distante de los años aurorales. Cercano, puesto que el arte poética del autor siempre ha sido una. Distante, porque para desarrollarse él ha tenido que instalarse en otro ángulo cultural, en otro centro narrativo, en otro tiempo. Su voz se desplaza así por "afectos" personales, al igual que por espacios históricos y filosóficos extraños y anecdóticos (claro está en lo que se refiere a la dirección de su temática). Sin embargo, no es éste el recurso propiamente dicho que sostiene el libro. Hay otros más precisos. La oscuridad de sus personajes escogidos, de sus situaciones planteadas, igual que una curiosa fascinacion por la cultura de Oriente, son los elementos que mejor sirven a sus propósitos. A todo ello se agrega uno más: la reflexión del Perú, su visión entre críitica y afectiva unas veces, o tribal y rupestre otras. Dueño de un lenguaje simbolico, descriptivo, limpio y por momentos lúdico, Martos construye certeramente un libro de una poderosa fuerza plástica, casi difuminado por su propio ritmo interior, por su belleza dispersa como los cabellos de Berenice que el poeta ha querido preservar en el fuego de su utopía verbal.

Cabellera de Berenice

Autor Martos, Marcos
Portada Ver portada
Editorial Libertad
Año 1991
Idioma español
País Peru

Martos, Marcos

Marco Martos Piura, 1942. Ha publicado los siguientes libros de poesía: Casa Nuestra, (Lima. Ediciones de la Biblioteca Universitaria, 1965), Cuaderno de quejas y contentamientos, (Lima, Editorial Milla Batres. 1969), DDonde n0 se ama, (Lima. Editorial Milla Batres. 1974), Carpe Diem, (Lima. Ediciones Haraui. 1979), El silbo de los aires amorosos, Lima. INDUSTRIALgráfica. 1981), Mues tra de arte rupestre, (Lima. Instituto Nacional de Cultura.

Información adicional

Peso 214 g