El Hombre que hablaba de Octavia de Cádiz

Bryce Echenique, Alfredo

Martin Romaña, protagonista de este relato, asegif2 4 0 Cádiz lo adoró, y que la mejor prueba de ello fuce el iasnencable tado en que lo dejó ya de por vida al casarse por primera vez Guerindose tanto. Martín sólo pensaba en una muerte como las de os viejcs tiempos, cuando los héroes de las novelas o se casaban o se morian de amor En cuanto al amor de Octavia por Martín, había empezado meses atrás en casa de ella y de una manera realmente maravillosa, porque Florence, la hermana mayor de Octavia, regresó una tarde de la universidad de Nanterre y contó que la gente se aburría bastante, pero que alguien le había dicho que en el departamento de Español había un profesor peruano tan taCiturno como loco, un tal Martin Romaña, que no dicta2 ba sus clases, sino que las llevaba grabadas. Entonces, Octavia rompió con sus tres pretendientes de París, de Lisboa y de Milán, y decidió ira estudiar a Nanterre, convertirse en alumna de Martín Romaña. «Alfredo Bryce Echenique alcanza el grado más intenso de felicidad expresiva» (Lluís Izquierdo, El Pafs). «Nuevamente fiel a los presupuestos temáticos que se desarrollaban en La vida exagerada de Martín Romaña, su libro anterior, en El bombre qae hablaba de Octavia de Cádiz Bryce Echenique sigue haciendo gala de un fino sentido del humor y de un tratamiento irónico de la desmesurada pasión amorosa del protagonista para narrarnos sus cuitas y desventuras en relación a esa mujer… la Octavia de Cádiz que da título a la novela (El Pais).

Categoría:

Sinopsis de El Hombre que hablaba de Octavia de Cádiz

Martin Romaña, protagonista de este relato, asegif2 4 0 Cádiz lo adoró, y que la mejor prueba de ello fuce el iasnencable tado en que lo dejó ya de por vida al casarse por primera vez Guerindose tanto. Martín sólo pensaba en una muerte como las de os viejcs tiempos, cuando los héroes de las novelas o se casaban o se morian de amor En cuanto al amor de Octavia por Martín, había empezado meses atrás en casa de ella y de una manera realmente maravillosa, porque Florence, la hermana mayor de Octavia, regresó una tarde de la universidad de Nanterre y contó que la gente se aburría bastante, pero que alguien le había dicho que en el departamento de Español había un profesor peruano tan taCiturno como loco, un tal Martin Romaña, que no dicta2 ba sus clases, sino que las llevaba grabadas. Entonces, Octavia rompió con sus tres pretendientes de París, de Lisboa y de Milán, y decidió ira estudiar a Nanterre, convertirse en alumna de Martín Romaña. «Alfredo Bryce Echenique alcanza el grado más intenso de felicidad expresiva» (Lluís Izquierdo, El Pafs). «Nuevamente fiel a los presupuestos temáticos que se desarrollaban en La vida exagerada de Martín Romaña, su libro anterior, en El bombre qae hablaba de Octavia de Cádiz Bryce Echenique sigue haciendo gala de un fino sentido del humor y de un tratamiento irónico de la desmesurada pasión amorosa del protagonista para narrarnos sus cuitas y desventuras en relación a esa mujer... la Octavia de Cádiz que da título a la novela (El Pais).

El Hombre que hablaba de Octavia de Cádiz

Autor Bryce Echenique, Alfredo
Portada Ver portada
Editorial Editorial Anagrama S.A.
Año 2001
Idioma español
ISBN 9788433966995
País Peru
Edad 18

Bryce Echenique, Alfredo

Aliredo Bryce Echenique nació en Lima, Perú, en 1939. Realizó sus estudios primar1os y secundarios en colegios regidos por profesores norteamericanos e ingleses. En la peruana Universidad Nacional de San Marcos obtuvo los títulos de abegado y Doctor en Letras. En 1964 se trasladó a Europa, con prolongadas estancias en Francia y España. Ahora reside de nuevo en Perú. En Anagrama, adeTnas de sus Crónicas personale y Permiso para vivir, se han publicado sus novelas Un nundo para Julius, Tantas veces Pedro, La vida exagerada de Martin Ronaña, E bonbre que bablaba de Octavia de Cádiz, La iltima mudanza de Felipe Carrillo, No me esperen en abril. Reo de nocturidad (Premio Nacional de Narrativa 1998) y el volumen Dos sefñoras conrersan.

Información adicional

Peso 406 g