El ocho cubano

Armand, Octavio

Si el punto cubano conquista a la gramática, gpor qué no habría de colonizar las matemáticas un número nuestro? Pues no todos los números son árabes o roma nos. Hay por lo menos uno ajeno al oasis y al circo: el ocho cubano. Aquí se le defiende con ahínco y se sostiene sin ambages que se trata de un guarísmo guantanamero. Maniobra de aviación militar y acrobacia de espectáculos aéreos, el ocho cubano lleva nuestra galaxia espiral a las alturas. Siglos antes que Len Povey, lo estrena el taíno al fumar. La torcedura de las hojas prefigura las espirales que prefiguran el número que la candela coloca como una Vía Humeante en la Láctea. Arte efimero, skywriting criollo, supone una voluntad de permanecer entre cielo y tierra. El dúho, la hamaca, el taparrabos de dos testigos yacentes, las espirales del fumadory el avión que traza ochos entre estrellas blancas y negras tienen todos en común ese poco o mucho de intemperie deseada, acaso necesaria, que como un tablero amarra las raíces con nubes. No dejes de contar con él, que podrás hacerlo con los dedos, como los niños. Súbete al ocho, súmate, que se parece al infinito.

Categoría:

Sinopsis de El ocho cubano

Si el punto cubano conquista a la gramática, gpor qué no habría de colonizar las matemáticas un número nuestro? Pues no todos los números son árabes o roma nos. Hay por lo menos uno ajeno al oasis y al circo: el ocho cubano. Aquí se le defiende con ahínco y se sostiene sin ambages que se trata de un guarísmo guantanamero. Maniobra de aviación militar y acrobacia de espectáculos aéreos, el ocho cubano lleva nuestra galaxia espiral a las alturas. Siglos antes que Len Povey, lo estrena el taíno al fumar. La torcedura de las hojas prefigura las espirales que prefiguran el número que la candela coloca como una Vía Humeante en la Láctea. Arte efimero, skywriting criollo, supone una voluntad de permanecer entre cielo y tierra. El dúho, la hamaca, el taparrabos de dos testigos yacentes, las espirales del fumadory el avión que traza ochos entre estrellas blancas y negras tienen todos en común ese poco o mucho de intemperie deseada, acaso necesaria, que como un tablero amarra las raíces con nubes. No dejes de contar con él, que podrás hacerlo con los dedos, como los niños. Súbete al ocho, súmate, que se parece al infinito.

El ocho cubano

Autor Armand, Octavio
Portada Ver portada
Editorial Efory Atocha
Año 2013
Idioma español
ISBN 9788469545461
País Cuba
Edad 18

Armand, Octavio

OCTAVIO ARMAND. Nacido en Guantánamo, mayo del 46, en el seno de una familia que padecerá dos exilios, nueve meses durante la dictadura de Batista y, según reza el bolero, toda una vida durante la de Castro, Octavio Armand vivió muchos años en Nueva York, donde fundó y dirigió la revista Escandalar. Reside actualmente en Caracas, Poeta y ensayista, entre Horizonte no es siempre lejania, que data de 1970, y Clinamen, de 2011, hay otros siete títulos en poesía: Entre testigos, Piel menos mia, Cosas pasau, Cómo eseribir con erizo, Biografia para feacios, origami y Son de ausencia, Ha reunido ensayos en Superficies, El pez volador, El aliento del dragón y Horizontes de juguete, Una selección de poemas y ensayos, en traducción de Carol Maier, fue publicada por la editorial Lumen Books de Nueva York en 1994. Entre los comentarios a su obra, destacan dos libros de amigos argentinos a quicnes lamentablemente nunca conoció: Conversación con la esfinge, de Juan Antonio Vasco, y Octavio Armandy el espejo o América como ucromia, de Luis Justo. Una aguda lectura de su poesía, Octavio Armand contra simismo de Johan Gotera, apareció editada en la Colección Atocha de literatura hispanoamericana

Información adicional

Peso 234 g