El santo de Guatambu

Rivarola Matto, Juan Bautista

Inocencio Ayala nace en Barrero Grande poco después de la muerte del Dictador Perpetuo. Desde su infancia es objeto e instrumento de planes de gobierno. Lo llevan a la escuela, le obligan a estudiar gramática y latín, lo hacen paje del presbítero Fidel Maíz, lo preparan para el ingreso en el Colegio Seminario porque se ha decidido que será sacerdote; pero, él sólo aspira a ser un labrador como su padre. Finalmente, luego de haber cumplido el servicio militar en la fortaleza de Humaitá, le asignan una parcela que debe cultivar conforme a normas preestablecidas. Se ha realizado su ideal, nada le falta para ser feliz. Sin embargo, le perturba una inquietud inexplicable. Para calmarla, talla una imagen en un raigón de guatambú. Le sale un «santo sin nombre, sin día de función, sin especialidad de milagrero». Asustado, procura librarse de él, pero la imagen trágica está en su propia alma. Decide conocer el mundo y obtiene para ello permiso del juez de paz. Llega a Asunción la noche que muere el presidente Carlos Antonio López. Se convierte en testigo marginal de acontecimientos que preanuncian el destino de su patria. Sin saberlo, el joven campesino es uno de los autores y actores de la Historia, presente en la novela como proceso totalizador. Escrita con la amenidad y sencillez de un relato popular, la novela indaga, a través de las vivencias de sus personajes, los temas permanentes de la perfectibilidad social, de la libertad y de la dignidad humana en un momento concreto de la vida paraguaya, cuyos fantasmas siguen al acecho y cuyos efectos se prolongan hasta nuestros días.

Categoría:

Sinopsis de El santo de Guatambu

Inocencio Ayala nace en Barrero Grande poco después de la muerte del Dictador Perpetuo. Desde su infancia es objeto e instrumento de planes de gobierno. Lo llevan a la escuela, le obligan a estudiar gramática y latín, lo hacen paje del presbítero Fidel Maíz, lo preparan para el ingreso en el Colegio Seminario porque se ha decidido que será sacerdote; pero, él sólo aspira a ser un labrador como su padre. Finalmente, luego de haber cumplido el servicio militar en la fortaleza de Humaitá, le asignan una parcela que debe cultivar conforme a normas preestablecidas. Se ha realizado su ideal, nada le falta para ser feliz. Sin embargo, le perturba una inquietud inexplicable. Para calmarla, talla una imagen en un raigón de guatambú. Le sale un "santo sin nombre, sin día de función, sin especialidad de milagrero". Asustado, procura librarse de él, pero la imagen trágica está en su propia alma. Decide conocer el mundo y obtiene para ello permiso del juez de paz. Llega a Asunción la noche que muere el presidente Carlos Antonio López. Se convierte en testigo marginal de acontecimientos que preanuncian el destino de su patria. Sin saberlo, el joven campesino es uno de los autores y actores de la Historia, presente en la novela como proceso totalizador. Escrita con la amenidad y sencillez de un relato popular, la novela indaga, a través de las vivencias de sus personajes, los temas permanentes de la perfectibilidad social, de la libertad y de la dignidad humana en un momento concreto de la vida paraguaya, cuyos fantasmas siguen al acecho y cuyos efectos se prolongan hasta nuestros días.

El santo de Guatambu

Autor Rivarola Matto, Juan Bautista
Portada Ver portada
Editorial Intercontinental Editora
Año 1988
Idioma español
ISBN 96991449738
País Dominican Republic

Rivarola Matto, Juan Bautista

Juan Bautista Rivarola Matto ha publicado en periódicos numerosos artículos y ensayos sobre temas históricos y literarios; y también relatos de diverso carácter y extensión. Es autor de las novelas "Yvypóra", "San Lamuerte", "Diagonal de Sangre" y "La isla sin mar". Escribió en guaraní, y publicó en edición bilingüe, y la restauración del cuento popular tradicional "De cuando caraí Rey jugó a las escondidas".

Información adicional

Peso 214 g