Exilium

Negroni, María

¿Dónde si no en el exilio habla la palabra poética? ¿Dónde si no en la pérdida se eleva lo que nombra la ausencia, la distancia, la interminable lejanía? Y allí donde esa palabra dice lo que añora comienza su sueño despierto: quiere restituir con imágenes oscuras lo que se le sustrajo. Juega otra vez y sabe que ese exilio comenzó cuando la infancia se abandona. La infancia como territorio donde lo imaginario se consagra, pero retorna como pérdida o repetición monstruosa, como orfandad o duelo. Porque el infante es el que todavía no ha hablado y en consecuencia vive en su paraíso mudo y sin tiempo. Pero basta que la palabra sea aprendida para que el exilio comience su derrotero. Entonces vive su gran paradoja: para recuperar el paraíso solo cuenta con la palabra que fue, justamente, aquello que lo distanció para siempre del seno originario: «a este desapego lo llamamos infancia», escribe María Negroni. Como una épica diminuta y desangrada, la poeta, testigo lúcido y ávido, construye con detalle el temblor de esa paradoja. En el poema, escribe Negroni, «todavía es posible / amueblar / una infancia // eso / que el lenguaje entierra /y sigue vivo/ en el escándalo/ del mundo. // Así comienza / la biografia de las Cosas». El eterno retorno de ese exilio es la condición trágica del poema: la lengua nace donde muere el paraíso, perdido. JORGE MONTELEONE

Categoría:

Sinopsis de Exilium

¿Dónde si no en el exilio habla la palabra poética? ¿Dónde si no en la pérdida se eleva lo que nombra la ausencia, la distancia, la interminable lejanía? Y allí donde esa palabra dice lo que añora comienza su sueño despierto: quiere restituir con imágenes oscuras lo que se le sustrajo. Juega otra vez y sabe que ese exilio comenzó cuando la infancia se abandona. La infancia como territorio donde lo imaginario se consagra, pero retorna como pérdida o repetición monstruosa, como orfandad o duelo. Porque el infante es el que todavía no ha hablado y en consecuencia vive en su paraíso mudo y sin tiempo. Pero basta que la palabra sea aprendida para que el exilio comience su derrotero. Entonces vive su gran paradoja: para recuperar el paraíso solo cuenta con la palabra que fue, justamente, aquello que lo distanció para siempre del seno originario: «a este desapego lo llamamos infancia», escribe María Negroni. Como una épica diminuta y desangrada, la poeta, testigo lúcido y ávido, construye con detalle el temblor de esa paradoja. En el poema, escribe Negroni, «todavía es posible / amueblar / una infancia // eso / que el lenguaje entierra /y sigue vivo/ en el escándalo/ del mundo. // Así comienza / la biografia de las Cosas». El eterno retorno de ese exilio es la condición trágica del poema: la lengua nace donde muere el paraíso, perdido. JORGE MONTELEONE

Exilium

Autor Negroni, María
Portada Ver portada
Editorial Vaso Roto Ediciones
Año 2016
Idioma español
ISBN 9788416193530
País Argentina

Negroni, María

María Negroni Nacida en Argentina, ha publicado numerosos libros, entre ellos: El viaje de la noche (1994), El sueño de Ursula (1998), Museo Negro (1999), Arte y Fuga (2004), Buenos Aires Tour (2004), La Anunciación (2007), Galeria Fantástica (2009), Pequeño Mundo Ilustrado (2011), Elegía Joseph Cornell (2013), Interludio en Berlín (2014), Cartas Extraordinarias (2014) y La noche tiene mil ojos (2015). Ha traducido a Louise Labé, Valentine Penrose, Georges Bataille, H.D., Charles Simic, Bernard Noël y Emily Dickinson. Obtuvo los siguientes reconocimientos: Guggenheim, PEN American Club Nueva York, Fundación Octavio Paz, New York Foundation for the Arts, Civitella Ranieri, Premio Internacional de Ensayo Siglo XXI y Konex Platino en Poesía 2014. Ha sido traducida al inglés, francés, italiano y sueco. Actualmente dirige la Maestría en Escritura Creativa de la Universidad Nacional de Tres de Febrero en Buenos Aires.

Información adicional

Peso 130 g