(la) música (como) destornillador

Victor Nubla

20,00

En 1877, el mismo año en que Leonard Mälzel, mecánico austríaco, construía el Panharmonicon, una orquesta de 42 autómatas mecánicos, el físico estadounidense Robert William Wood inventaba la luz negra. Ya hacía 45 años que el también físico belga Joseph Plateau había puesto en funcionamiento el primer estroboscopio. Faltaban 55 y 67 años respectivamente para que algunas de las verdaderas celebridades de nuestra era sembraran la semilla de su reconocimiento: Alfred Nobel en 1932, inventando la nitroglicerina y Werner Von Braun en 1944, diseñando el misil V2. De la invención del disco compacto sólo consta la fecha (1972), pero ya ningún autor.
En los sargazos de la postmodernidad (eso que se disuelve tan rápidamente en cuanto se habla de nueva era o revolución techno), somos pescadores a la vez que vigilantes de la playa o cousteaus de sus profundidades. Así que el excedente cultural de la industria pura y dura nos da tema para hablar y hasta pensar. Entonces surgen los teóricos de debajo de los maderos carcomidos procedentes de naufragios desconocidos. 
Se levantan las voces que se deben levantar o no, para dejar bien claro que se reivindica lo que existe, ya que, una vez activado el disolvente, entramos en el territorio mental de lo globalmente exclusivo, donde el observador depende del fenómeno observado, y no al revés.

Hay existencias

(la) música (como) destornillador

Autor Victor Nubla
Portada Ver portada
Editorial Colectivo Actividad
Idioma español
ISBN 8460747611
Año 2003
Género Poesía
Páginas 84