La sola palabra

Ruiz Rosas, José

La poesía es la única prue ba concreta de la existencia del hombre, afirmaba Luis Cardoza y Aragón. Y fuera de bromas, a pesar del escaso interés que despierta entre las mayorías, la poesía es sin duda la forma más sofisticada del lenguaje. Y el lenguaje articulado, que duda cabe, es el atributo humano por excelencia, la razón por la cual el hombre ha podido inventar un nuevo universo. Desde que tengo memoria la materialización, la viva imagen del poeta ha sido en Arequipa José Ruiz Rosas. Ciertamente han ayudado a esa identificación los diversos lauros alcanzados y su generosa participación en la cultura local pero, claro, el elemento concluyente ha sido la elevada calidad de su obra. Algunos críticos han puesto el énfasis al analizar la obra de Ruiz Rosas en la porfiada apuesta por formas arcaizantes que, nos aseguran, implica un deseo de insertarse en la tradición española. Tal vez, pero yo me atrevería a asegurar que su opción particular revela no sólo una forma de conjurar el caos, sino que en la práctica implica una confrontación, una franca rebeldía, contra el imperio del llamado verso libre, contra la tiranía del lenguaje coloquial. En la obra de José Ruiz Rosas se puede vislumbrar siempre el irónico resplandor de su mirada, siempre un poco al margen del mundanal ruido de lo contemporáneo. Sus sonetos, tan admirablemente diseñados, nos abren el camino a la mirada del poeta, una mirada conmovida, pero generosa, que jamás se anima a la violencia de juicios provocadores o imágenes chocantes. Seguramente en eso concuerda con el también barbado Nietzsche, que afirmaba que con truenos y fuegos de artificio hay que hablar a los sentidos flojos ya que la voz de la belleza habla quedo y sólo se insinúa en las almas más despiertas. Oswaldo Chanove

Categoría:

Sinopsis de La sola palabra

La poesía es la única prue ba concreta de la existencia del hombre, afirmaba Luis Cardoza y Aragón. Y fuera de bromas, a pesar del escaso interés que despierta entre las mayorías, la poesía es sin duda la forma más sofisticada del lenguaje. Y el lenguaje articulado, que duda cabe, es el atributo humano por excelencia, la razón por la cual el hombre ha podido inventar un nuevo universo. Desde que tengo memoria la materialización, la viva imagen del poeta ha sido en Arequipa José Ruiz Rosas. Ciertamente han ayudado a esa identificación los diversos lauros alcanzados y su generosa participación en la cultura local pero, claro, el elemento concluyente ha sido la elevada calidad de su obra. Algunos críticos han puesto el énfasis al analizar la obra de Ruiz Rosas en la porfiada apuesta por formas arcaizantes que, nos aseguran, implica un deseo de insertarse en la tradición española. Tal vez, pero yo me atrevería a asegurar que su opción particular revela no sólo una forma de conjurar el caos, sino que en la práctica implica una confrontación, una franca rebeldía, contra el imperio del llamado verso libre, contra la tiranía del lenguaje coloquial. En la obra de José Ruiz Rosas se puede vislumbrar siempre el irónico resplandor de su mirada, siempre un poco al margen del mundanal ruido de lo contemporáneo. Sus sonetos, tan admirablemente diseñados, nos abren el camino a la mirada del poeta, una mirada conmovida, pero generosa, que jamás se anima a la violencia de juicios provocadores o imágenes chocantes. Seguramente en eso concuerda con el también barbado Nietzsche, que afirmaba que con truenos y fuegos de artificio hay que hablar a los sentidos flojos ya que la voz de la belleza habla quedo y sólo se insinúa en las almas más despiertas. Oswaldo Chanove

La sola palabra

Autor Ruiz Rosas, José
Portada Ver portada
Editorial Summa
Año 2014
Idioma español
País Peru

Ruiz Rosas, José

Nació en Lima, en 1928. Inició sus estudios primarios en el colegio La Salle, aquejado por el asma, pasó largas temporadas en el balneario de Churíny los concluyó como interno en el colegio de La Merced de Huacho, donde empezó a escribir sus primeros poemas. En 1946 ingresó a la Facultad de Química de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y al año siguiente a la decidió luego establecerse en Arequipa, ciudad en la que residió ela de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica, pero aesde 1949 hasta 2010. Allí se casó, echó raíces y escribió Y pubiico 1d mayor parte de su obra. Luego de trabajar como oficinista en dgunas empresas, en 1959 fundó con su esposa la librería Trilce, centro cultural en la ciudad hasta fines de la década siguiente. Por esos años fue también alumno de la Universidad Nacional de San Agustin y poco después funcionario de la Casa de la Cultura. Entre 1977 y 1980 ejerció la dirección de la filial del Instituto Nacional de Cultura y en 1984 fue nombrado director de la Biblioteca Püblica de Arequipa, cargo en el que se jubiló años más tarde. La Academia Peruana de la Lengua lo incorporó como miembro correspondiente en el año 2008. Aunque su primera colección de poemas, Sonetaje, apareció en 1951 en una pequeña imprenta local, y se publicaron también algunos de sus poemas en los diarios de la época, su obra, insular y solitaria, despertó el interés en los círculos literarios con la publicación de Esa noche vacía (1967))y especialmente de Urbe /Retorno a tiempos (1968). "Caso insólito el de Ruiz Rosas escribió entonces Jorge Cornejo Polarsalido a la luz tras largos años de trabajo en la sombra, de lenta maduración, de exigente, rigurosa autocrítica, para crear una obra de calidad, consagrada rápidamente en diversas competiciones y para constituirse él mismo en una de las voces más personales de la poesía peruana de hoy". En 1976 la publicación de La sola palabra confirmó el valor y la originalidad de su obra y en 1980 su Elogio de la danza fue premiado en el Concurso Internacional de Poesía convocado por el Taller Coreográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México. En 1990 la Universidad Nacional de San Agustin publicó POESIA REUNIDA, compilación de sus libros editados hasta entonces. En Alemania apareció una antología bilingüe de su obra con el titulo de El viento donde tus qués exclamas, en 2009, año en que también el Gobierno Regional de Arequipa publicó su Obra poética (19492009), volumen con el cual inauguró la Biblioteca Arequipa Contemporáneos, y que reúne la totalidad de su obra. El Ministerio de Cultura le otorgó en el 2013 la medalla de reconocimiento a su obra.

Información adicional

Peso 96 g