La vida no basta

Colombres, Adolfo

Fátima, la protagonista de este extraño relato, es un ave sin nido que huye, esquiva como una sombra. Mientras su cuerpo flota en la bruma y el silencio de los valles del Noroeste, su mente recorre otros paisajes de la memoria o de los sueños. Su vida pareçe no estar ya en ninguna parte, y tampoco la busca en los caminos. Prefiere verlo todo desde el prisma de sus personajes y sus dobles, para explorar junto con ellos el bosque de lo real. Sabe que quien se empeña en perseverar, evitando todo riesgo, se estanca, y que para trasponer el umbral de lo maravilloso deberá vencer antes sus miedos, dejándose mojar por las lluvias, humedecer por los rocíos. Logra así ir mudando de piel, aunque no saciar la sed, pues para ello la vida no le basta. Sabe también que el mundo está lleno de cóleray acción, y que por mirara ambas con desdén se ha quedado afuera, fiel a su principio de no forzar los sentimientos. Enredada así en sus telarañas, no le resta más que alimentarse con la poesía de las realidades paralelas, recuperando en este empeño las imágenes de África y otras geografías que trajinó. Retoma a la vez su oficio de fotógrafa, con el que se entrega a la fiesta de las más puras percepciones, hasta pisar los límites de la locura. Si hacerse invisible es una cualidad de los buenos fotógrafos, ella lo va consiguiendo, aunque más que el arte en sí la subyuga el poder de las formas, los pálidos reflejos de las cosas que se extinguen. Irá de este modo enterrando con los debidos rituales los cadáveres que arrastra por el mundo, y para salir de su ruina moral, borra a conciencia sus propias señas de identidad, desconectándose de su cuerpo. Esta novela de Colombres cierra el ciclo iniciado con El exilio de Scherezade y proseguido por El callejón del silencio. Con una escritura tan poética como intensa, redobla aquí en profundidad la apuesta inicial de confrontar en un deslumbrante juego de espejos lo que llamamos realidad y la ficción, esa enmadejada dialéctica en que vida y literatura se disputan el dominio de la verdad, entendida esta como el aceite esencial de los seres y las experiencias.

Categoría:

Sinopsis de La vida no basta

Fátima, la protagonista de este extraño relato, es un ave sin nido que huye, esquiva como una sombra. Mientras su cuerpo flota en la bruma y el silencio de los valles del Noroeste, su mente recorre otros paisajes de la memoria o de los sueños. Su vida pareçe no estar ya en ninguna parte, y tampoco la busca en los caminos. Prefiere verlo todo desde el prisma de sus personajes y sus dobles, para explorar junto con ellos el bosque de lo real. Sabe que quien se empeña en perseverar, evitando todo riesgo, se estanca, y que para trasponer el umbral de lo maravilloso deberá vencer antes sus miedos, dejándose mojar por las lluvias, humedecer por los rocíos. Logra así ir mudando de piel, aunque no saciar la sed, pues para ello la vida no le basta. Sabe también que el mundo está lleno de cóleray acción, y que por mirara ambas con desdén se ha quedado afuera, fiel a su principio de no forzar los sentimientos. Enredada así en sus telarañas, no le resta más que alimentarse con la poesía de las realidades paralelas, recuperando en este empeño las imágenes de África y otras geografías que trajinó. Retoma a la vez su oficio de fotógrafa, con el que se entrega a la fiesta de las más puras percepciones, hasta pisar los límites de la locura. Si hacerse invisible es una cualidad de los buenos fotógrafos, ella lo va consiguiendo, aunque más que el arte en sí la subyuga el poder de las formas, los pálidos reflejos de las cosas que se extinguen. Irá de este modo enterrando con los debidos rituales los cadáveres que arrastra por el mundo, y para salir de su ruina moral, borra a conciencia sus propias señas de identidad, desconectándose de su cuerpo. Esta novela de Colombres cierra el ciclo iniciado con El exilio de Scherezade y proseguido por El callejón del silencio. Con una escritura tan poética como intensa, redobla aquí en profundidad la apuesta inicial de confrontar en un deslumbrante juego de espejos lo que llamamos realidad y la ficción, esa enmadejada dialéctica en que vida y literatura se disputan el dominio de la verdad, entendida esta como el aceite esencial de los seres y las experiencias.

La vida no basta

Autor Colombres, Adolfo
Portada Ver portada
Editorial Catálogos
Año 2012
Idioma español
ISBN 9789508953223
País Argentina
Edad 18

Colombres, Adolfo

Nació en Tucumán en 1944. Se graduó en Derecho en la UBA y realizó estudios de Filosofía, Literatura y Antropología. Su vasta obra novelística incluye títulos Como Caranday de las muertes (1972), Viejo camino del maíz (México, 1979), Portal del paraíso (1984), Territorio final (1987), Karaí, el héroe (1988), Sacrificio (1991), Tierra incógnita (1994), La estirpe de Kedoc (2004), Las montañas azules (2006), El desierto permanece (2006), EI exilio de Scherezade (2009) y El callejón del silencio (2011). Es también autor de un libro de cuentos, El ropaje de la gloria (1997). Recibió premios literarios en el país y el exterior. Entre los primeros, el Premio Bienal de Novela del Noroeste Argentino (1972), el Premio Sudamérica de Lenguas y Letras (1991), el Premio Regional de Literatura de la Secretaría de Cultura de la Nación (19891992), el Premio Konex de Letras (1994) y el Premio Ricardo Rojas de Narrativa (1996). Entre los

Información adicional

Peso 220 g