Zona de obras

Guerriero, Leila

Yo no creo en las crónicas interesadas en el que pero desentendidas del cómo. No creo en las crónicas cuyo lenguaje nO abreve en la poesia, en el Cine, en la música, en las novelas. No creo que valga la pena escribirlas, no creo.que valga la pena leerlas y no creo que valga la pena publicarlas. Porque no creo en crónicas que no tengan fe en lo que son: una forma del arte. Yo no creo que escribir periodismo sea una prueba piloto para llegar, alguna vez, a escribir ficción. Yo podría morirmey probablemente lo hagasin quitar mis pies de las fronteras de este territorio, y nadie logrará convencerme de que habré perdido mi tiempo. Quizas el verdadero trabajo de todos estos años no ha sido para mí el de escribir sino, precisamente, el de olvidar cómo se escribe. El de fundirme en el ofhcio hasta transtormarlo en algo que se lleva, como la sangre y los músculos, pero en lo que ya no se piensa. En algo cuyo funcionamiento, de verdad, ignoro. En algo que hace que a veces, al releer alguna crónica ya vieja, contenga la respiración y me pregunte, con cierto sobresalto: «Pero dónde estaba yo cuando es cribí esto?

Categoría:

Sinopsis de Zona de obras

Yo no creo en las crónicas interesadas en el que pero desentendidas del cómo. No creo en las crónicas cuyo lenguaje nO abreve en la poesia, en el Cine, en la música, en las novelas. No creo que valga la pena escribirlas, no creo.que valga la pena leerlas y no creo que valga la pena publicarlas. Porque no creo en crónicas que no tengan fe en lo que son: una forma del arte. Yo no creo que escribir periodismo sea una prueba piloto para llegar, alguna vez, a escribir ficción. Yo podría morirmey probablemente lo hagasin quitar mis pies de las fronteras de este territorio, y nadie logrará convencerme de que habré perdido mi tiempo. Quizas el verdadero trabajo de todos estos años no ha sido para mí el de escribir sino, precisamente, el de olvidar cómo se escribe. El de fundirme en el ofhcio hasta transtormarlo en algo que se lleva, como la sangre y los músculos, pero en lo que ya no se piensa. En algo cuyo funcionamiento, de verdad, ignoro. En algo que hace que a veces, al releer alguna crónica ya vieja, contenga la respiración y me pregunte, con cierto sobresalto: "Pero dónde estaba yo cuando es cribí esto?

Zona de obras

Autor Guerriero, Leila
Portada Ver portada
Editorial Círculo De Tiza
Año 2014
Idioma español
ISBN 9788461704101
País Argentina

Guerriero, Leila

Leila Guerriero (1967, Argentina) es periodista. Su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y España: La Nacióny Rollng orone, de Argentina; EI Pais y Vanity Fa7, de España; EI Malpensante y SoHo, de Colombia; Gatopardo, de México; Paula y EI Mercurio, de Chile; Granta, del Reino Unido; Lettre lnternationale, de Alemania; LInternazionale, de Italia, entre otros. Es editora para América Latina de la revista mexicana Gatopardo. Publicó los libros Los suicidas del fin del mundo (2005, lusquets) Frutos extraños (2009, Aguilar y Alfaguara); Plano americano (2013, Ediciones Universidad Diego Portales), y Una historia sencilla (2013, Anagrama). En 2010, su texto «El rastro en los huesos», publicado en El Pais Semanal y Gatopardo, CEMEXFNPI. En 2013 recibió el premio GonzálezRuano de Periodismo, de la fundación Mapfre. Algunos de sus libros han sido traducidos al alemán, el portugués y el italiano. recibió el premio

Información adicional

Peso 266 g