Cierta inevitable muerte

Sanabria Santaliz, Edgardo

Hasta Ios años sesenta la narrativa puertorriqueña se caracterizaba por la denuncia directa, sin duda necesaria, del status colonial de Puerto Rico. Fueron, sin embargo, los escritores posteriores (Luis Rafael Sánchez, Ana Lydia Vega, Luis López Nieves, Juan Antonio Ramos, Rosario Ferré y José Luis González, entre otros) quienes consiguieron fijar un estilo literario nacional, una expresión estética de la sociedad puertorriqueña. En ese contexto, la obra de Edgardo Sanabria Santaliz viene a establecer algunos puntos de ruptura que señalan, bajo la unidad fundacional, las diferencias. Sin prescindir de los rasgos distintivos, los cuentos de Sanabria Santaliz tienen ciertas peculiaridades considerados en su conjunto: en todos ellos puede leerse una obsesión por desmontar imágenes falsas de la sociedad y el hombre (la religiosidad, principalmente, pero también la histeria de los medios masivos y la asfixia de ciertas relaciones familiares), y por establecer una lengua literaria a partir del delicado equilibrio entre la tradición literaria clásica y la lengua popular de Puerto Rico. Los cuentos de Sanabria Santaliz devienen, así, en refinadas construcciones que cuentan, por lo general, un ritual de iniciación donde un personaje descubre, no sin violencia, una verdad prohibida. Y con él, el lector. Los seis relatos reunidos en Cierta inevitable muerte potencian los rasgos ya observados en los libros anteriores de Edgardo Sanabria Santaliz y lo colocan junto a los mejores cuentistas de América latina. Dado que «en todo hay cierta inevitable muerte», como dice el epigrafe de Cervantes, lo que queda es descubrirla a partir de la observación de situaciones cotidianas o ritualizadas. La ceremonia del velorio, la mítica resurrección de un adolescente (que, como Valdemar, desea la muerte), la memoria y la demencia de los ancianos, son los temas a partir de los cuales Sanabria Santaliz reafirma, con Cierta inevitable muerte, los valores de una voz seductora y discordante en la literatura puertorriqueña o, lo que es lo mismo, que la literatura es la voz de la discordia.

Categoría:

Sinopsis de Cierta inevitable muerte

Hasta Ios años sesenta la narrativa puertorriqueña se caracterizaba por la denuncia directa, sin duda necesaria, del status colonial de Puerto Rico. Fueron, sin embargo, los escritores posteriores (Luis Rafael Sánchez, Ana Lydia Vega, Luis López Nieves, Juan Antonio Ramos, Rosario Ferré y José Luis González, entre otros) quienes consiguieron fijar un estilo literario nacional, una expresión estética de la sociedad puertorriqueña. En ese contexto, la obra de Edgardo Sanabria Santaliz viene a establecer algunos puntos de ruptura que señalan, bajo la unidad fundacional, las diferencias. Sin prescindir de los rasgos distintivos, los cuentos de Sanabria Santaliz tienen ciertas peculiaridades considerados en su conjunto: en todos ellos puede leerse una obsesión por desmontar imágenes falsas de la sociedad y el hombre (la religiosidad, principalmente, pero también la histeria de los medios masivos y la asfixia de ciertas relaciones familiares), y por establecer una lengua literaria a partir del delicado equilibrio entre la tradición literaria clásica y la lengua popular de Puerto Rico. Los cuentos de Sanabria Santaliz devienen, así, en refinadas construcciones que cuentan, por lo general, un ritual de iniciación donde un personaje descubre, no sin violencia, una verdad prohibida. Y con él, el lector. Los seis relatos reunidos en Cierta inevitable muerte potencian los rasgos ya observados en los libros anteriores de Edgardo Sanabria Santaliz y lo colocan junto a los mejores cuentistas de América latina. Dado que "en todo hay cierta inevitable muerte", como dice el epigrafe de Cervantes, lo que queda es descubrirla a partir de la observación de situaciones cotidianas o ritualizadas. La ceremonia del velorio, la mítica resurrección de un adolescente (que, como Valdemar, desea la muerte), la memoria y la demencia de los ancianos, son los temas a partir de los cuales Sanabria Santaliz reafirma, con Cierta inevitable muerte, los valores de una voz seductora y discordante en la literatura puertorriqueña o, lo que es lo mismo, que la literatura es la voz de la discordia.

Cierta inevitable muerte

Autor Sanabria Santaliz, Edgardo
Portada Ver portada
Editorial Ediciones De La Flor
Año 1988
Idioma español
ISBN 9505151160
País Puerto Rico

Sanabria Santaliz, Edgardo

Edgardo Sanabria Santaliz nació en 1951 en Puerto Rico, donde reside actualmente. Ha publicado los libros de cuentos Delfia cada tarde (1978) y El día que el hombre pisó la luna (1984). Varios de sus textos han sido recopilados en antologias del género en América latina.

Información adicional

Peso 140 g